Imagen

Hacer voluntariado aumenta la autoconfianza y el autoestima.

 

Muchos piensan que hacer voluntariado es solo ayudar a las personas que se encuentran en estado de vulnerabilidad, o dar a otros de lo que nos sobra, pero la verdad es que el voluntariado va más allá, porque es dar todo de ti, no solo lo que tienes en abundancia; es aprender de las personas a las que pensaste que ibas a enseñar, es abrir tu corazón y poner tu granito de arena para ser ese cambio que deseas ver en el mundo.

Lo más importante a la hora de ayudar es tener el compromiso y las ganas de hacerlo, además, debes identificar cuál es la comunidad o iniciativa con la que te interesa trabajar, pues hay diversos voluntariados en los que puedes ayudar a niños, niñas y jóvenes, otros que se centran en la ayuda a personas de la tercera edad, otros que trabajan con mascotas, madres gestantes, personas en estado de indigencia, entre otros grupos que siempre necesitarán nuevas manos para trabajar.

El voluntariado puede ser una actividad que se realiza en los tiempos libres, o puede verse como un estilo de vida, en cualquiera de los dos casos, quienes ayudan a los demás ven beneficios como obtener una visión más amplia del mundo y del contexto social, además de desarrollar valores como la empatía, el respeto, la responsabilidad y la disciplina.

La labor social también te conecta con la gente y te permite conocer nuevos amigos, pues al realizar actividades que te apasionan conoces personas con los mismos intereses con los que después puedes llegar a hacer grandes proyectos.

La autoconfianza y autoestima también se estimulan al ayudar a otros porque las actividades que realizas con las comunidades implican tomar decisiones, proponer ideas y dar tu opinión, lo que te hace parte de un grupo en el que tu aporte es valorado, mientras se desarrollan nuevas habilidades y se descubren pasiones.

Trabajar en pro del desarrollo de una población saca de la zona de confort a quienes realizan las iniciativas, pero también genera cambios significativos en los entornos en los que se trabaja, mejorando tu entorno y realidad.

 

La labor social siempre será un acto necesario, nunca sobrarán las personas que quieran unirse o crear su propia iniciativa. Así que si quieres ayudar y no sabes cómo, busca un tema o población que te interese y encuentra un proyecto relacionado en el que puedas aportar tu conocimiento, o reúnete con algunos amigos que se interesen en el tema y emprende tu propio proyecto. Solo necesitas dar el primer paso.