El aislamiento no es un impedimento para seguir ayudando a los demás

La pandemia nos ha mostrado la dura realidad de muchas personas que no pueden cumplir con las medidas de aislamiento porque deben salir a buscar el sustento de su familia, pero también ha sido el impulso para que se desarrollen iniciativas sociales que les permitan a estas poblaciones hacerle frente a la coyuntura.

El aislamiento no ha sido un impedimento para hacer algo por los demás, pues usamos la tecnología y las redes sociales para conectar a quienes están interesados en ayudar con las personas que están desarrollando proyectos. 

En Caminos nos unimos con la comunidad para recaudar fondos y comprar mercados que fueron donados a las familias de las niñas, niños y jóvenes con los que trabajamos. Así garantizamos que tuvieran alimentos durante la cuarentena, pues uno de los aspectos más importantes en el desarrollo es la alimentación.

También hemos apoyado a las niñas, niños y jóvenes con el desarrollo de sus deberes escolares y siempre estamos buscando nuevas manos que se interesen por ayudarnos no solo en los proyectos que venimos desarrollando, sino en la creación de iniciativas con las que podamos enseñarles nuevas cosas desde la distancia, mientras podemos volver a reunirnos presencialmente.